En la quietud de la Naturaleza

En la quietud de la Naturaleza

2018-10-18T10:22:02+00:00mayo, 2016|

A ti, que estás leyendo ahora estas líneas… te propongo ir toda una mañana o tarde a algún paraje hermoso de la Madre Tierra, tal vez a un bosque… un precioso bosque vibrante de energía…

Ve tú solo, tú sola… contigo.

Es tan fascinante como acogedor Mirar el fluir de la Vida en la Naturaleza. Observando el discurrir silencioso de las estaciones puedes darte cuenta a qué punto no existe eso que llamamos “muerte”, sino simplemente… el cambio.  Todo es una eterna regeneración.  Hasta la más pequeña brizna de hierba, la más minúscula florcilla, resurge de nuevo tras su aparente marchite.  Todo renace tras esa ilusión momentánea de que algo o alguien “muere”…

Si te detienes a contemplar en medio de la Naturaleza, en quietud, sin prestar atención a tus pensamientos, que van y vienen solos como locos,  simplemente Mirando, te percatarás de cada sonido: los mil y un gorgoteos del arroyo cercano, el roce ajetreado de la hojarasca ante el paso de algún animalillo, el crujido de ramas, el discurrir vigoroso de las aguas de un río, el sonido de las hojas de los árboles arremolinadas por el viento, cantos de pájaros, zumbidos variopintos de insectos…

Y si continúas tu contemplación, en quietud, dejando ir pensamiento tras pensamiento que aparece, entonces captarás la Armonía que los une a todos ellos.

Y si aún sigues observando, con esa misma liviandad de sentir que no pensar, entonces… entonces percibirás espontáneamente, como un regalo inesperado, el fluir de tu propia respiración. Tu respiración al compás de tal Armonía.

Entonces… solo entonces… sabrás que tú mismo, tú misma, eres esa Armonía.  Siempre lo has sido y siempre lo serás.

¡Quiérete!

Blanca-SerEnSilencio

error: Content is protected !!